| | | | | |

Estimados:

Directora, Vicerrector Académico, Asistente Social, Profesora, Centro de Padres,  Apoderados y queridos Alumnos:
 

Primero que todo, quiero saludar a cada uno de ustedes y esperar que en vuestros hogares estén de la misma forma.
 
El motivo por el cual me dirijo a ustedes en esta oportunidad, es para hacerles llegar lo muy agradecidos que nos hemos sentido como familia Acuña Cornejo, por el tan grande gesto demostrado 
de parte de ustedes en unión, compañerismo, humanidad y por sobre todo Amor / Solidaridad  hacia nosotros. 
 
El dinero es muy importante en nuestras vidas, debido que es el único mecanismo de intercambio material que poseemos para acceder a nuestras necesidades básicas, pero cuando  esto cambia en cuestión de minutos y la necesidad tiene por objetivo de comprar un aparato que ayude a la sobrevivencia de un individuo y más aun, cuando el costo de este artefacto por su instalación suenan a MILLONES Y MILLONES, la vida  se vuelve en algo tan frágil como una gota de escarcha,  que con solo tocarla se vuelve agua, así me sentí cuando en la Clínica me hacían saber lo que debería pagar, por el implante de marcapasos  que Iván necesitaba urgentemente utilizar.  Donde miraba me parecía imposible visualizar que salida a ocupar, por nuestra parte era algo utópico, intangible sacar tremenda suma de dinero.   Lloré muy profundamente en ese instante, pero el doctor me tomó la mano y me dijo “chiquilla, porque lloras”?, “ si esto está bajo el plan Auge, por lo que los $18.000.000.- no los vas a pagar tu”.   Con el corazón muy apretado y seguía llorando, pero no angustia, sino al saber que mi hijo no se moriría, pues yo nunca podría reunir esa suma, este llanto, ya era de alegría y poder brindarle lo que el necesitaba.
Espero les pueda transmitir la sensación que sentí cuando pase este proceso (muy angustioso).  Saber que solo tendré que pagar $500.000, que obviamente no es una suma menor, pero que en familia y con ayudas anexas podremos cancelar la operación de Iván, con mucho esfuerzo.  
 
Cuando me llamaron del colegio la Asistente Social, Srta. Isabel del Real, para una reunión, pensé que era por un interés que tenían por la salud de mi hijo, lo cual fue así, desde que estuvo enfermo, tanto de la Epilepsia y su operación del marcapasos, pero vaya sorpresa que nos hemos llevado con mi hija (Virginia )¡¡¡¡¡¡ al saber que, cada uno de ustedes había sido partícipe de una recolección de dinero a favor de Iván, en cuanto me entregaron el sobre con el dinero ( ni vi el monto, solo me imaginaba a los niños llevando su colaboración y juntándola), no saben la emoción que surgió en mi pecho, si bien es cierto, que el dinero lo necesitábamos, pero me sorprendió la calidad humana, los valores y por sobre todo la capacidad de empatisar,  con él que lo necesita.  Me siento muy agradecida, así como también mis hijos, por este gesto de AMOR. (que es característico en nuestros hijos.)  Esto demuestra que uno no está solo  y en este caso estuvieron todos ustedes involucrados, mil gracias a todos, a  todos, siempre les estaremos muy agradecidos por el gesto.
 
Me despido muy orgullosa, de ser partícipe  de una gran familia como es el Colegio Paul Harris.
 
 
Iván se los agradece de todo CORAZÓN. (bueno, a pesar que ahora su nombre es IRON MAN.) 
 
 
Un abrazo afectuoso a cada uno de ustedes y quedo atenta, si necesitan de mi ayuda en algún minuto.
 
 
P.D: Agradeceré por favor hacer extensivo este escrito a las persona que no cuento con su correo, gracias.